Hay cosas que no podemos evitar, pero tratar de no ser blanco de los delincuentes, es algo que todos podemos hacer en cierta medida. Conoce aquí algunos consejos para cuidar de tu hogar.

Recuerda tener tus externas bien iluminadas, ya que es una forma eficaz de mantener a raya a los posibles delincuentes. Una casa bien iluminada no solo indica que hay personas en casa, sino que también hace que cualquier actividad sospechosa sea claramente visible.

Poda árboles y arbustos cerca de puertas y ventanas. Las cercas altas y los arbustos pueden aumentar la privacidad, pero también pueden ser una ventaja para los rateros.

Una calle sin mantenimiento, llena de grafitis y de basura puede enviar el mensaje a los delincuentes de que los residentes no se preocupan por la zona, ni entre ellos. Eso lo convierte en un lugar privilegiado para el robo. Puedes comunicarte con el departamento de obras públicas de la localidad para que te ayude con la limpieza. Puede ser una excelente oportunidad para vincularte con tus vecinos y crear redes de protección. También pueden unirse para contratar servicios de patrullaje.

Mantén todas las puertas y ventanas cerradas y bloqueadas en todo momento. Una ventana o puerta exterior abierta es una invitación para que los ladrones entren fácilmente en su casa. Si te tienes que estacionar en la calle, hazlo en un área bien iluminada y no dejes objetos de valor como celulares, carteras, dispositivos GPS laptops, bolsas, etc.

Otra recomendación, es que cuentes con la ayuda de expertos, como son: Grupo Centauro Seguridad Privada.